Línea 6 del Metro de Santiago: bajo el lente de un usuario

El diseño de las estaciones de una nueva línea de metro pareciera ser un problema en el que la arquitectura tiene un rol subsidiario, pues lo importante sería el movimiento diario de millones de personas. Pero este proyecto demuestra que cuando hay arquitectura se nota: los tamaños y la calidad de las superficies permiten que la experiencia del transporte masivo no sólo no sea agobiante, sino que, en muchos casos, sea incluso mejor que la ciudad en superficie.