Teatro Regional del Biobío

En los últimos años se ha hecho habitual hablar de infraestructura cultural, como si los espacios físicos fueran sólo un suplemento servicial a las manifestaciones que en ellos se desarrollan. Pero, tal como este proyecto lo demuestra, la arquitectura es mucho más que un soporte. Se trata, más bien, de una manifestación cultural en sí misma: un objeto que no sólo aporta a la cultura material, sino que también estructura una idea de cultura urbana.