Contra el conformismo

Nos enfrentamos a tiempos de abruptos cambios sociales, culturales y económicos, donde muchas de las convicciones de antaño pierden sentido y la incertidumbre domina los contextos institucionales que antes delimitaban nuestras prácticas arquitectónicas. Ante este panorama, en lugar de repensar los nuevos marcos conceptuales que definen las fronteras de la arquitectura, nos vemos expuestos a un exacerbado dominio de la cultura del mercado y la competencia, que promueve visiones individuales y autorreferentes por sobre cualquier intento de proyecto colectivo.