Close

Edificio Commodore

Ana Rascovsky

Profesora, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina.

Irene Joselevich

Arquitecta, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina.

En el antiguo código de planeamiento de Buenos Aires, la superficie construible depende de un factor por el que se multiplica la superficie del terreno. Sin embargo, esa superficie no considera los espacios exteriores no techados, lo que abre nuevas oportunidades de diseño para obtener mayores superficies vendibles. Este edificio muestra una forma de explotar esa posibilidad a través de departamentos con amplias terrazas ‘gratuitas’.

Figura 1. © Javier Agustín Rojas

Este edificio surge tanto por la propuesta de vivir en la tipología híbrida ‘departamento con jardín’ como por una condición del antiguo código de planeamiento de Buenos Aires. Dicho código estaba regido por el FOT (factor de ocupación del terreno): un factor por el cual se multiplica la superficie del terreno para obtener el porcentaje de metros vendibles. El precio del terreno se fija en función de este número, pero el FOT no se computa sobre las superficies exteriores sin techo, entonces, si se organiza la masa construida aterrazando el edificio, se obtienen más metros vendibles sin pagarlos.

104_05_02

Figura 2. © Javier Agustín Rojas

104_05_03

Figura 3. Planta emplazamiento

Figura 4. © Javier Agustín Rojas

El edificio se sitúa sobre un terreno pasante de 45 metros de largo. Su cara norte da a un amplio y arbolado boulevard. Esta longitud permitió aterrazar todo el edificio, generando amplios balcones asoleados. El concepto que da forma al proyecto consiste en el apilamiento de siete casas, cada una diferente de las demás, con grandes espacios exteriores y mucho perímetro de contacto con el exterior, siendo esta su característica central. La configuración de las terrazas articula el edificio, retranquéndose en cada piso para obtener el máximo asoleamiento y vistas posibles. En el plano horizontal, las unidades del primer nivel tienen un gran patio trasero mientras que las unidades superiores cuentan con una azotea verde privada.

Figura 5. Plantas primer piso a techo terraza.

El proyecto cuenta con una variedad de espacios exteriores, algunos producidos por volúmenes de chapa traslapados, dando forma a exteriores cobijados e integrados al interior: patios semicubiertos de acceso privado, porches de vegetación y grandes balcones verdes o jacuzzis rodeados de macetas con plantas autóctonas. Estos exteriores crean un microclima que controla la temperatura frente a las superficies vidriadas. El agua de lluvia que recogen las terrazas se reutiliza para la limpieza y riego en zonas comunes. El solado es verde, contiene césped y rastreras que proveen un colchón aislante de tierra de 10 cm. Además, retardan el desagüe del sobrante de agua al pluvial de la red. Una pérgola con enredaderas produce una sombra que la protege del sol.

Figura 6.Corte longitudinal AA

Figura 7. Elevación Oriente

104_05_09

Figura 8a. Corte BB

Figura 8b. Corte CC

Figura 8c. Corte DD

Los departamentos van reduciendo su tamaño en cada piso, de manera que cada uno es diferente, siendo además personalizados para cada cliente. Un departamento tiene un árbol en su balcón, dos tienen pasto y dos tienen jacuzzi. Las siluetas de las medianeras se diseñaron en respuesta a los edificios linderos sin generar un muro agresivo, sino un objeto. Verticalmente, los muros exteriores tienen doble aislación: una chapa exterior blanca favorece la reflectancia solar y un muro de ladrillos interior con una cámara de aire que permite la circulación de aire entremedio.

Figura 9. © Javier Agustín Rojas

Figura 10. © Javier Agustín Rojas

Figura 11. © Javier Agustín Rojas

Desde la concepción, este tipo de arquitectura promueve una forma de vida en relación al aire libre y a la naturaleza, pero dentro de la ciudad – con todo lo que esto implica. No es necesario usar auto para movilizarse ni vivir alejado en un barrio cerrado para tener naturaleza y seguridad.

Figura 13. © Javier Agustín Rojas

Figura 12. © Javier Agustín Rojas

Edificio Commodore

ARQUITECTO: PLANTA (Irene Joselevich, Ana Rascovsky) • COLABORADORES: Florencia Rissotti, Fernanda Torres, Victoria Sabaino • UBICACIÓN: Avenida Rivadavia Commodoro 1752, Buenos Aires, Argentina • CLIENTE: Refugio Desarrollos • CÁLCULO ESTRUCTURAL: Estudio Fainstein • CONSTRUCCIÓN: Bracar • INSTALACIÓN SANITARIA: Bracar • ILUMINACIÓN: Arturo Peruzzotti • PAISAJE: Héctor Viñolo • MATERIALES: Hormigón armado estructural, chapa prepintada blanca, pisos de granito, hormigón visto y revoques • SUPERFICIE TERRENO: 400 m2 • SUPERFICIE CONSTRUIDA: 1000 m2 • AÑO DE PROYECTO: 2017 • AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 2018-2019 • FOTOGRAFÍA: Javier Agustín Rojas • VISUALIZACIONES: dotbox

Irene Joselevich

<ijoselevich@planta.studio>
Arquitecta, Universidad de Buenos Aires (FADU-UBA, 1968). Fue profesora titular en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires (1983-1989) e investigadora en el área de Catalogación del Patrimonio Urbano y Arquitectónico de la Ciudad de Buenos Aires (1984-1995) en la misma institución. Ha publicado varios libros acerca del patrimonio arquitectónico de los barrios de la ciudad de Buenos Aires, así como una guía de arquitectura de la ciudad. Entre sus premios se destaca el concurso «Nuevas Áreas Verdes para Puerto Madero y la Revitalización y Puesta en Valor de la Costanera Sur». Actualmente codirige el estudio de arquitectura PLANTA junto a Ana Rascovsky.

Ana Rascovsky

<ana@planta.studio>
Arquitecta, Universidad de Buenos Aires (FADU-UBA, 1996). Master por el Berlage Institute Rotterdam (Holanda, 2002). Master por ’Ecole d’ Architecture de Versailles (Francia, 2001). Ha sido profesora titular en la Universidad Torcuato Di Tella (2014-2016) y en la Universidad de Palermo (2006-2010), y ha sido invitada a universidades e instituciones de Italia, Chile y Curazao. Actualmente es profesora de la Universidad de Buenos Aires. Ha expuesto su trabajo en la Bienal de Venecia, la Bienal de São Paulo, en Kuala Lumpur, Cambodia y Perú. Es miembro fundador de Supersudaca Think Tank de arquitectura y urbanismo internacional, y codirige el estudio de arquitectura PLANTA junto a Irene Joselevich.