Nada original

La cultura oriental, argumenta Byung-Chul Han, «no rastrea al ser o al origen, sino las constelaciones cambiantes de las cosas» (2016:14). El filósofo surcoreano indica que el valor del ‘original’ es coyuntural pues el pasado no descansa, ya que se reconstruye en cada nueva interpretación hecha desde el presente. Así, basar un concepto en su definición etimológica no sólo pasa por alto las transformaciones que la cultura le ha impuesto sino también esquiva las preguntas de fondo: ¿hay un original? Y, si lo hubiera, ¿tiene sentido volver siempre a él?