Close

Más allá del “Labour of Love”

2018

Anna Puigjaner

Maio Architects, Barcelona, España.

Si bien solemos entender la cocina como parte del ámbito doméstico, y por ende privado, esta investigación demuestra que esto no siempre es así. En un recorrido por distintas partes del mundo, vemos que la cocina colectiva tiene una dimensión masiva que solemos pasar por alto. Las fotografías de Anna Puigjaner nos permiten apreciar que aquello con consideramos privado puede ser público, adquiriendo con ello un nuevo potencial transformador.

Figura 1. Care Yoshikawa. Cocina urbana para niños. Proyecto de Chie Konno (t e c o) en Saitama, 2017. © Anna Puigjaner

Figura 2. Voluntaria liderando una cocina urbana para niños en Tōkyō-ken, 2017. © Anna Puigjaner

Figura 3. Cocina urbana en Montreal, 2017. © Anna Puigjaner

Desde la cocina de Frankfurt (1926) al famoso Kitchen Debate protagonizado entre Nixon y Khrushchev en 1959 en Moscú – en el que la cocina era sólo un telón de fondo capaz de ejemplificar dos ideologías antagónicas – durante el pasado siglo XX la cocina fue utilizada como una herramienta capaz de vincular la macroeconomía con la microeconomía, especialmente a través de la redefinición del trabajo doméstico y los roles de género. Las tareas del hogar se reafirmaron en lo que Silvia Federici ha denominado “Labour of Love”, y ni consiguieron legitimar su estatuto de trabajo reglado, ni lograron transformar o cuantificar su valor económico o salarial, siguiendo un proceso cuyas consecuencias son todavía evidentes y en el que todavía nos encontramos inmersos.

Difícilmente podemos pensar la cocina de forma aislada, separada de una extensa red de relaciones urbanas, sociales y políticas. Frente a la institucionalización del “Labour of Love”, algunas propuestas de construcción de la cocina desde lo colectivo han intentado en diferentes contextos reformular las condiciones laborales y sociales preestablecidas.

Figura 4. Cocina urbana en Singapur, 2017. © Anna Puigjaner

Figura 5. Cocina urbana para gente de la tercera edad en Singapur, 2017. © Anna Puigjaner

Figura 6. Cocina urbana en Ciudad de México, 2017. © Anna Puigjaner

Figura 7. Cocina urbana en Montreal, 2017. © Anna Puigjaner

Figura 8. Cocina urbana en Ciudad de México, 2017. © Anna Puigjaner

Figura 9. Cocina urbana en Ciudad de México, 2017. © Anna Puigjaner

Hace dos años inicié un viaje alrededor del mundo para registrar algunos casos paradigmáticos de cocinas compartidas o colectivas. Pese a sus orígenes y naturalezas diversas, todas ellas mantienen un común denominador. La translación de la cocina más allá de los límites preestablecidos de la casa extiende lo doméstico fuera del ámbito privado. Un gesto que permite no sólo que esta esfera se expanda – la domesticación del espacio urbano – sino que al mismo tiempo hace explícitos los límites cada vez más difusos entre lo público y lo privado, entre la casa y la ciudad.

Siguiendo casuísticas y motivaciones extraordinariamente distintas, con esa expansión de lo doméstico más allá de la casa, lo privado se convierte en público y aquello que hasta el momento quedaba limitado al ámbito cercano, a lo familiar, acentúa su carácter político y potencialmente transformador.

Anna Puigjaner

<anna@maio-architects.com>
Arquitecta, ETSAB, UPC, Barcelona, España, 2004. MArch, ETSAB, UPC, Barcelona, España, 2008. Doctora en Arquitectura, ETSAB, UPC, Barcelona, España, 2014. Cofundadora de la oficina MAIO Architects, Barcelona, España. Fue editora de la revista Quaderns del Colegio de Arquitectos de Cataluña (2011-2016). Sus proyectos han sido expuestos en las bienales de Venecia (2016) y Chicago (2017), y la trienal de Oslo (2016), entre muchas otras. Ganadora del Wheelwright Prize, Harvard GSD, 2016.