Close

Prison to prison. Pabellón de Uruguay en la Bienal de Venecia 2018

Diego Morera

Docente, Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, Universidad de la República, Uruguay.

Federico Colom

Docente, Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, Universidad de la República, Uruguay

Jimena Ríos

Docente, Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, Universidad de la República, Uruguay

Mauricio Wood

Arquitecto, Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, Universidad de la República, Uruguay

Sergio Aldama

Docente, Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, Universidad de la República, Uruguay

Si la arquitectura es el conocimiento necesario para construir los lugares donde viven los seres humanos, la cárcel – un lugar donde los humanos están obligados a vivir sin poder escapar – es la arquitectura en su definición más pura. El hecho de que el edificio más grande construido en Uruguay en 2017 fuera una cárcel y que estuviese contigua a otra cárcel ‘más libre’ son los puntos de partida de un proyecto que cuestiona y reflexiona sobre las complejas relaciones entre arquitectura y libertad.

Figura 1. Nuevo establecimiento de privación de libertad Unidad Número 1 Cárcel de Punta de Rieles junto a la Unidad Número 6 Cárcel de Punta Rieles o ‘cárcel pueblo’, Uruguay. ©Fabián Sarubbi

¿Podría pensarse algún tipo de montaje entre dos imágenes o elementos que resultara en algo diferente a ambos, que no representara una negociación, sino que perteneciera a un orden distinto, de la misma forma en que alguien podría golpear tenazmente dos simples piedras para crear una chispa en la oscuridad? Si tal chispa, que uno también podría llamar la chispa de lo político, pueda o no crearse es un problema de esta articulación (Steyerl, 2016).

«Prison to Prison, an intimate story between two architectures» es la contribución oficial de Uruguay a la 16ª Exposición Internacional de

Arquitectura de la Bienal de Venecia 2018. Es un proyecto que explora la existencia de un inédito freespace dentro del lugar menos esperado y en estrecha relación con su mayor opuesto.

Figura 2. Nuevo establecimiento de privación de libertad Unidad Número 1 Cárcel de Punta de Rieles junto a la Unidad Número 6 Cárcel de Punta Rieles o ‘cárcel pueblo’, Uruguay. © Fabián Sarubbi

Cuesta creerlo, pero en 2017 el edificio más grande que se construyó en Uruguay fue una cárcel. En una de las democracias más consolidadas y reconocidas del continente latinoamericano, este hecho tan simbólico – que casi pasa desapercibido – sorprende sin dejar de hablarnos de nuestros miedos y deseos colectivos, así como de los alcances y limitaciones de nuestra disciplina.

Se trata del nuevo establecimiento de privación de libertad Unidad Número 1 Cárcel de Punta de Rieles, con un área de 18 hectáreas, espacio para 1.960 reclusos y un presupuesto de cerca de 100 millones de dólares. La cárcel se convirtió en la segunda del país en términos de capacidad y constituye, además, la primera experiencia de financiación público-privada en el ámbito carcelario de Uruguay.

Sin embargo, no todo son malas noticias. Irónicamente, el nuevo centro de reclusión ha sido construido contiguo (¡compartiendo medianera!) a la existente Unidad Número 6 Cárcel de Punta de Rieles, conocida como la ‘cárcel pueblo’. Una experiencia única en nuestro contexto y en el continente donde la prisión, con 600 reclusos, es entendida como un pueblo vivo y vibrante que imita las lógicas urbanas, configurando un inédito freespace de negociaciones y proyectos colectivos en el ámbito menos esperado: el sistema carcelario uruguayo.

Desde la inauguración del nuevo centro en 2018 conviven en el mismo terreno de la periferia montevideana, de forma casi esquizoide, dos cárceles que asombrosamente se planearon durante el mismo gobierno, pero que son opuestas en su forma de entender el castigo, la reclusión, la vigilancia, la tecnología, los desplazamientos, el espacio y, sobre todo, lo humano. El resultado: un verdadero y gigantesco oxímoron arquitectónico de más de 30 hectáreas.

Más interesante aún, a la hora de intentar entender el significado de este oxímoron como arquitectos, resulta el hecho de que ninguna de las dos cárceles haya sido pensada proyectualmente por arquitectos uruguayos. La nueva prisión repite la fórmula de un modelo extranjero abstracto, implantado bajo directrices de la empresa privada que la construyó, mientras que la ‘cárcel pueblo’ se ha construido a sí misma en base a edificios preexistentes y otros llevados a cabo por los propios presos, al margen de todo interés disciplinar o académico.

Imprimir

Figura 3. Proyecto dos cárceles en Punta de Rieles, Uruguay. © Prison by Prison

101_5_4b

Figura 4. Pabellón de Uruguay, Muestra Internacional de Arquitectura Biennale di Venezia 2018. ©Antoine Reboul

Frente a esta gran ironía y en el contexto de la edición 2018 de la Bienal, es relevante preguntarnos: ¿existe un programa más arquitectónico que la cárcel? Aquí, dormir, comer, caminar, hablar, compartir, pensar y mirar son acciones definidas sin tregua por el marco arquitectónico donde tienen lugar. Además, ¿podremos indagar sobre la noción arquitectónica de freespace en un sitio que tal vez sea su mayor opuesto? De aquí surge ‘Prison to Prison’.

Así, como si fuésemos hombres primitivos, obligados a analizar con atención lo que nos rodea para elegir minuciosamente cómo actuar, ya que de eso depende la supervivencia, seremos capaces de tomar con fuerza en nuestras manos estas dos grandes piedras de hormigón y ladrillo para chocarlas, percutirlas violentamente entre sí y en ese instante, por esa colisión forzada de los opuestos, prender, como dice Hito Steyerl en la cita que abre este texto, la chispa de lo político.

En este sentido, ‘Prison to Prison, an intimate story between two architectures’ indaga desde la yuxtaposición de estas dos realidades distintas para establecer otros diálogos que excedan a los propios objetos de estudio. Se trata de una excusa que invita a reencontrarnos con la arquitectura y su generosa y necesaria dimensión cultural posibilitadora de empoderamientos inesperados.

101_5_5b

Figura 5. Pabellón de Uruguay, Muestra Internacional de Arquitectura Biennale di Venezia 2018. © Antoine Reboul

101_5_6

Figura 6. Pabellón de Uruguay, Muestra Internacional de Arquitectura Biennale di Venezia 2018. © Antoine Reboul

101_5_7b

Figura 7. Pabellón de Uruguay, Muestra Internacional de Arquitectura Biennale di Venezia 2018. © Antoine Reboul

101_5_8b

Figura 8. Pabellón de Uruguay, Muestra Internacional de Arquitectura Biennale di Venezia 2018. © Antoine Reboul

101_5_9b

Figura 9. Pabellón de Uruguay, Muestra Internacional de Arquitectura Biennale di Venezia 2018. © Antoine Reboul

101_5_10b

Figura 10. Pabellón de Uruguay, Muestra Internacional de Arquitectura Biennale di Venezia 2018. © Antoine Reboul

Prison to Prison. An intimate story between two architectures

COMISARIO: Alejandro Denes, Ministerio de Educación y Cultura, República Oriental del Uruguay • CURADORES: Sergio Aldama, Federico Colom, Diego Morera, Jimena Ríos, Mauricio Wood • COLABORADORES: Angélica Lazarimos • CONTRIBUCIONES: Natalia Agati, Ethel Baraona, Ángel Borrego, Luis Camnitzer, Marcelo Danza, Olimpia Fiorentino, Andrés Jaque, Natalia Laino, Matices Culturales, Hélio Meneses, Serena Olcuire, Luis Parodi, Francesco Perrotta-Bosch, Juan Miguel Petit, Daniel Zubillaga Puchot, Rodrigo Rey, Angelina de los Santos, Martín Amande, Harun Farocki, Agustín Fernández, Regina José Galindo, Conor McGrady, Antoni Muntadas, Matías Nin, Berna Reale, Stanford Prison Experiment • DISEÑO DE EXPERIENCIA: Head Brothers (Juan Pablo Colasso, Marco Colasso) • DISEÑO DE EXPERIENCIA: Matices Culturales, Fabián Sarubbi, Marco Colasso, Juan Pablo Colasso • ASISTENCIA DE DISEÑO: Bruno Baietto • DISEÑO EDITORIAL: Carolina Ocampo, Sofía Ganduglia • DISEÑO POSTER: Sebastián Lambert • TRABAJO DE CAMPO: Cecilia Lombardo, Cecilia Alamón, Bernardo Martín, Natalia Laino • PRESUPUESTO: USD 20.000

STEYERL, Hito. «The Articulation of Protest». En: Beyond Representation. Essays 1999-2009. Berlín: N.B.K., 2016.

Sergio Aldama

<saldama@fadu.edu.uy>
Docente de proyecto, FADU, UDELAR. Coordina y produce proyectos que trabajan con la arquitectura y dominios que la trascienden. Cofundador del estudio CAU, plataforma que trabaja con arquitectura, urbanismo y proyectos colaborativos.

Federico Colom

<federicocolom@gmail.com>
Arquitecto, FADU, UDELAR, 2016. Docente de proyecto FADU, UDELAR.
Cofundador del estudio CAU

Diego Moreras

<diegomoreras@gmail.com>
Arquitecto, FADU, UDELAR, 2017. Docente de urbanismo FADU, UDELAR. Miembro del estudio mapa, trabaja con videos, imágenes digitales y ciudad.

Jimena Ríos

<mariajimenarios@gmail.com>
Diseñadora teatral, Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático Margarita Xirgu, 2011. Museóloga, Facultad de Humanidades y Ciencia de la Educación, 2018. Docente en FADU, UDELAR, Uruguay. Trabaja con performance, arte política y feminismo.

Mauricio Wood

<wood.mauricio@gmail.com>
Arquitecto, FADU, UDELAR, 2017. Posgraduando en movilidad urbana, Escola da Cidade – Arquitetura e Urbanismo, São Paulo, Brasil. Trabaja con lo urbano, el espacio público y lo político.