Autodiseño, o narcisismo productivo

La masificación de las redes sociales ha estrechado la separación entre el diseñador y su producto, al punto en que hoy en día lo que más se diseña es la propia imagen pública. Así, cada persona se transforma en su propio referente, promocionándose ante los demás de forma narcisista – autorreferente – para alcanzar aquella aprobación tan esquiva en una época caracterizada no sólo por el avance tecnológico, sino también por una evidente crisis de valores y juicios.