Liberalismos

Las ciudades no sólo son el lugar donde nos encontramos con la diferencia, sino también el lugar que permite el intercambio (de bienes, conocimientos o trabajo). Ambas condiciones han sido claves para el proyecto liberal de propagar la razón y reducir el esoterismo. Desde mediados del siglo pasado, sin embargo, el ideal de libertad se igualó al retiro de la ciudad, ya sea en comunidades utópicas, suburbios o incluso en enclaves que tendían a minimizan la fricción, debilitando las virtudes de la ciudad. A comienzos de este siglo – tras el ataque a las torres gemelas – se instaló otro discurso antiurbano: el miedo a la diferencia y la restricción de las libertades como una forma de proveer seguridad. Así, y con la globalización como telón de fondo, se generalizó un drástico contraste entre la libertad de movimiento de capitales y la restricción a la libertad de movimiento de las personas.

Haciendo lobby por el valor

Partiendo del argumento de que los arquitectos son trabajadores precarios, Architecture Lobby se reúne y organiza para exigir una justa valoración de los servicios que nuestra profesión provee. En esta conversación entre sus miembros, sin embargo, trascienden la figura del arquitecto y profundizan en nociones de valor arquitectónico que develan todo ...