De la producción en masa a la destrucción en masa

Durante la Guerra Fría, se esperaba que la Unión Soviética liderara el mundo una vez que el capitalismo cayera presa de sus contradicciones internas, tal como imaginó Marx. Sin embargo, lo que actualmente ocurre con los bloques de viviendas masivas en Rusia lo contradice: los propios avances tecnológicos que Khrushchev puso en juego al lanzar el plan de viviendas masivas evolucionaron y dejaron obsoletos a los bloques. En este texto vemos cómo, mientras la antigua USSR ha sido finalmente absorbida por el capitalismo, la destrucción en masa parece ser el destino final de la vivienda masiva soviética.