The Interlace

No es fácil diseñar un complejo de un poco más de 1.000 departamentos sin que parezca ‘masivo’. Mediante la superposición de 31 bloques de 6 niveles cada uno, este proyecto logra combinar la repetición con la variedad, lo que permite que la combinación de un elemento serializado se perciba como una unidad. Por lo tanto, a través de una invención tipológica – cuidadosamente resuelta en todas sus complejidades – se abre la posibilidad de albergar la diversidad en una escala masiva.